create counter

 

Text  Description automatically generated

Capítulo 1 del Comentario

Consideraciones iniciales para
el estudio del libro de Apocalipsis

Parte 3

El contenido fundamental de Apocalipsis.
Profecía y predestinación.
Alcance temporal-espacial.

 

Apocalipsis es esencialmente un documento profético. Los siguientes dos textos inspirados identifican el contenido principal del libro.

1. Apocalipsis 1:1"La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan.”

a) “Revelación” es el término inspirado que fija con precisión el contenido del libro de Apocalipsis. ¿Qué contiene esta “revelación”? El mismo versículo nos proporciona la respuesta. Divulga “las cosas que deben suceder pronto”.

Da a conocer, dentro de los límites determinados por su Autor, Dios el Creador y Controlador del Tiempo, ¡lo que sucederá antas de que suceda! Se trata, pura y sencillamente, de profecía, sin elemento alguno de incertidumbre en lo referente a su cumplimiento porque su Autor infalible nunca falla cuando identifica a personajes, eventos y circunstancias del futuro que aún está para llegar.

Apocalipsis no es ni predicción, extrapolación, cálculo de probabilidades, análisis de proyecciones, adivinanza informada, necia profecía falsa, profecía sin apoyo doctrinal, vaticinio ni adivinación. Mas bien, simple y llamamiento, una declaración profética inequívoca por el Dios que posee el poder verdadero de prever infaliblemente “las cosas que deben suceder pronto”. “Quizás, tal vez, posiblemente, pudieran pasar”, ¡negativo!, sino que “deben suceder”.

2. Apocalipsis 1:3"Las palabras de esta profecía." ¿Qué es “la revelación”? Es “PROFECÍA”. Se compone de “PALABRAS de PROFECÍA”. El contenido fundamental es, pues, redundando para énfasis, “PROFECÍA”.

En contra distinción a revelaciones básicamente de naturaleza doctrinal, por ejemplo, la disertación detallada hallada en 1 Corintios 12,13 y 14 sobre los dones sobrenaturales. O, exhortivas, tales como Hebreos 5:11-14 y 6:1-12 en torno a la importancia para el cristiano de crecer espiritualmente, dejando de tomar solo “leche” y comenzando a ingerir “alimento sólido”, del cual, dicho sea de paso, ¡Apocalipsis es todo un buffet! O, de revelaciones que confortan, consuelan y animan, como lo hace Filipenses 4:4-13.

Apocalipsis contiene:

Las siete cartas a las siete iglesias de la provincia romana de Asia, del siglo I, las que son, esencialmente, de naturaleza analítica y exhortiva.

Las escenas históricas de “una mujer vestida del sol… un gran dragón escarlata… una gran batalla en el cielo”, y persecuciones por el diablo contra la mujer y “el resto de su descendencia”. Apocalipsis 12.

Escenas inspiradoras de contenido mayormente descriptivo, tales como aquella de los 144,000 que cantan “un cántico nuevo”. Apocalipsis 14:1-5

La última sección del libro se compone principalmente de explicaciones generalizadas y fuertes avisos contra alterar el contenido del libro. Apocalipsis 22:6-21

El grueso del libro es casi totalmente de índole profética.

 

 

 

Apocalipsis es una “palabra profética más segura” aún más que testimonios presenciales y milagros.     

A close up of a fire  Description automatically generatedEl apóstol Pedro escribe: “Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones”. 2 Pedro 1:19

Por cierto, Apocalipsis es como una línea muy larga de antorchas brillantes colocadas a través de eones de tiempo y vastas extensiones geográficas, las que arrojan luz fuerte sobre los lugares de mentes y corazones dispuestos “en estar atentos. “Luz” y “lámpara” siendo otras traducciones, y perfectamente entendible y apropiado su uso metafórico en referencia a la “palabra profética” para los seres humanos anteriores a la Edad de la Electricidad. Para los muy modernos, “luz laser”, o “rayo laser”, sería acaso una metáfora más poderosa para describir la función de profecías verdaderas.

 

 

Verdaderamente, Apocalipsis es una poderosa luz laser plenamente visible para los conocedores y sabios aun de los tiempos más oscuros de la humanidad. Por ejemplo, la “Edad del Oscurantismo”, también llamada la “Edad Media”. No sin razones muy fuertes se describen aquellos diez siglos como “Oscuros”, y algunas visiones de Apocalipsis iluminan como reflectores potentes sus escenarios tenebrosos y protagonistas malvados que ejecutaron sus roles destructivos bajo el manto espeso de oscura ignorancia, superstición, idolatría, guerras incesantes, simonía, una plétora de pecados sexuales, más persecuciones increíblemente crueles.

Apocalipsis es, verdadera y absolutamente, una parte integral del testimonio de Jesús, siendo este “testimonio” el espíritu de profecía. Apocalipsis 19:10. “La revelación de Jesucristo” son las mismitas primeras palabras del libro de Apocalipsis.

Jesucristo recibe “la revelación” de su “Dios y Padre”, y ¡la toma para sí personalmente, haciéndola suya! De esta manera, también la infunde con doble autoridad, validez divina, importancia incuestionable y valor, siempre consciente de que su Dios y Padre era el Autor original del documento. Cooperando los dos estrecha y plenamente en la tarea de proveer a la iglesia y toda la humanidad tan importante revelación de “las cosas que deben tomar lugar” durante la Edad Cristiana (la Era Común). Colaborando, como siempre lo hacen en sus gloriosas obras de creación, redención y glorificación. Estando Jesús en la Tierra y orando a su Padre en el Cielo, dice: “Todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío”. Juan 17:10 

 

Profecía y Predestinación

Quizás algunos estudiosos de estos temas piensen que “prever” sea sinónimo con “predestinar”. Si Dios lo prevé, cualquier cosa que “lo” fuera, entonces, ya él ha predestinado que “lo” llegue a ser, indefectiblemente, una realidad. Así, pudieran razonar. Sin embargo, los entendidos y analíticos comprenden que tal no es el caso de modo alguno.

Pues, la “simiente corruptible” (1 Pedro 1:23) del mal continúa en la Tierra durante toda la Era Cristiana (Era Común), y produce, certeramente, a través de toda la duración de esta Era, pensamientos malos, y, por ende, personas malas, incluso, líderes seculares, políticos y religiosos de toda calaña. Una “simiente mala” produce un “árbol malo”el que “da frutos malos”. Una ley inviolable tanto del mundo natural como de regiones espirituales. Afortunadamente, lo opuesto es igualmente cierto. “…todo buen árbol da buenos frutos.” Mateo 7:15-20. Desde la introducción del Mal en el Huerto del Edén, ha habido, hay, y habrá hasta el fin del tiempo el Bien y el Mal en el mundo, y esto ¡pese a que jamás su hubiera pronunciada una sola profecía!

Prever, con poder y claridad sobrenaturales, para la presente era Común, la evolución, implementación e impacto desgarrador de poderosas fuerzas malévolas alrededor del globo terráqueo en multitudes grandes de seres humanos, ciertamente no implica, de manera alguna, su creación o predestinación de parte de la Deidad. Tener previo conocimiento no es crear, causar, ni predestinar.

No es menos cierto que algunas cosas previstas por Dios, entre ellas, algunas del Lado Oscuro, deben tomar lugar, no sencillamente porque él las previera sino porque él mismo determina intervenir providencialmente en algunas situaciones humanas para ejecutar “lo que él quiso”. Un ejemplo clásico es el de los “diez cuernos… la bestia y la “gran ramera”, según Apocalipsis 17:12-18, un texto a escrutarse detenidamente en el Capítulo Siete de este comentario. A continuación, el texto, sin añadir comentarios.  

Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia. Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles. Me dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas. Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego; porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso: ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que se cumplan las palabras de Dios. Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra.” Apocalipsis 17:12-18

 

El alcance temporal y territorial-espacial de Apocalipsis

 

El alcance temporal de las profecías y visiones de Apocalipsis es, de veras, muy impresionante. Cubren un poco más de diez y nueve siglos, desde los últimos años del siglo I de la Edad Cristiana hasta el presente siglo XXI, concluyendo con el fin del tiempo mismo y visiones del comienzo de la eternidad para los seres humanos que habrán sido glorificados y premiados con la corona de la inmortalidad. Romanos 2:7; 1 Corintios 15:53-54

Históricamente, algunas visiones del libro abren escenas de tiempos anteriores con su enfoque sobre imperios antiguos tales como Sumeria, Egipto y Babilonia, y, además sobre poderosos gobernantes del rango de Nimrod y Nabucodonosor.

El alcance terrenal-espacial de las profecías no es menos asombroso, pues abarca circunstancias y eventos de vastas dimensiones espirituales al igual que en el gran universo material.

En lo referente a seres pensantes, inteligente y racionales, los luminosos rayos proféticos de Apocalipsis enfocan a los del universo material y, también, a los que se hallan en entornos celestiales espirituales. Cada rayo, individualmente, en tiempos y lugares designados, produciendo el conjunto total una gama anchísima de información, orientaciones, y proyecciones relacionadas con distintas creencias y prácticas morales-sociales-religiosas-seculares, descubriendo de antemano las identidades, naturalezas, acciones, y destinos de las entidades proyectadas como activas.

Por ejemplo: ángeles fieles a Dios versus ángeles que tienen a Satanás-Lucifer como su líder; naciones, reinos y gentes engañados por el Lado Oscuro versus naciones, gobiernos y humanos que han roto las cadenas de la esclavitud al Mal; y, además, seguidores de Dios y su Hijo Jesucristo versus ateos, humanistas, hedonistas y burladores.

En síntesis, mi opinión personal es que el libro de Apocalipsis amerita ser clasificado entre las obras literarias más especiales y valiosas del mundo. Me llevan a colocarlo en una categoría única sus anchos alcances temporales, espirituales e intelectuales, sus veintenas de dramas y visiones electrificantes, intricados e interrelacionados y su desenvolvimiento conforme a libretos increíblemente concisos y coloridos.

 


 

Próxima Parte 4. El gran valor de Apocalipsis para cualquier persona que lo lee, oye y obedece.

Lista del contenido completo del Capítulo Uno de este Comentario

Apocalipsis: su relevancia para el siglo XXI. Su cumplimiento progresiva confirmada. Lista del contenido completo del comentario, incluso las imágenes

Archivos en PDF para el comentario

Índice de solo los textos que componen el comentario

ENGLISH version of this document. https://www.spiritofprophecies.com/revelation-prophecies-predestination

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.